Tuesday, August 19, 2008

(D)Espejos

- ¡Como un espejo!

- ¡Exacto, Doctor!

- Algo tan necesario como un espejo.

- A eso es a lo que me refiero...

- Para que exista un contenido, tiene que haber unos límites que le den forma. Es necesario un continente que lo perfile...

- Estoy de acuerdo, Doctor, pero volvamos con lo del otro lado del espejo. ¿De qué me sirve mi forma si no puedo verme reflejada en otro, si no puedo proyectarme para ser consciente de que vivo?

- Creo que esto es un caso de dependencia.

- ¿Es dependencia el hecho de que una persona se sienta realizada viéndose proyectada en el otro?

- Depende de hasta qué punto se le de importancia a esa realización.

- ¡Pero si estamos hablando de sentirse realizado! Ay, usted es a veces un poco frío.

- Es lo que tienen las terapias...

- Pero usted es una persona, no un robot, y si estamos hablando de espejos y se mira al espejo, ¿¿Qué va a encontrar si no es a otra persona como usted ó como en la que a usted le gustaría proyectarse para existir?? ¿Es eso dependencia o felicidad?

- Nadie dijo que la felicidad fuera independiente...

- Pero... tengo otra pregunta muy importante Doctor. Tengo LA pregunta.

- Dígame...

- ¿Realmente la psicología humana está programada para ser feliz?

- Usted se ha confundido de puerta. El filósofo es en la octava planta señorita...

- ¿En qué zona?

- Justo al lado del espejo.


5 comments:

Raúl Mira Reyes said...

Buena desahogación, pero ten cuidado en la octava planta que allí tampoco hay recetas. Eso sí mira y busca en el espejo, que algo refleja...

Ricardo Guadalupe said...

Para lo que estamos programados es para buscar la felicidad, y también para crear ese concepto "la felicidad". Realmente es una película que nos hemos montado nosotros, y para disfrutarla hay que hacer exactamente lo mismo, es decir, creernos/crearnos felices. Sé que tiene algo o mucho de autoengaño, no está recetado como norma a seguir, pero sí para esos momentos puntuales en los que necesitamos imperiosamente sobrevivir.
Besos,
Ricardo

Ricardo Guadalupe said...

Por cierto Bea, aparte del rollo que he metido antes sobre "la felicidad", quería decirte que me animé a volver a empezar un blog.
Como ahora mismo no caerás en quién soy, te diré que compartimos un viaje de vuelta en autobús desde la Sierra de Cazorla, y que a la hora de animarme con lo del blog me acordé de ti y de lo que hablamos. Si te hace le echas un ojo, es este: http://tienesmipalabra.blogspot.com/
Va sobre literatura, aunque, como verás, he empezado por lo teórico. De momento así me siento más seguro. Luego según vaya cogiendo confianza empezaré con textos literarios propios y con el desnudo integral que ello supone.
Saludos,
Ricardo

Hada Gris said...

Espejos.
Padecemos a menudo casos graves de dependecia. Yo también necesito a menudo una persona espejo con la que poder autorrealizarme.
Me siento falta de reflejo en el que proyectarme y del que aprender formas y contornos.

[..La chica triste que te hacía reír..] said...

Perfecto...Me encantó. Voy a romper un par de espejos.