Friday, July 02, 2010

el verídico despertar de las manos

la lluvia está cayendo
tan salvajemente autética
que se ve blanca de furia.

saqué mis manos asustadas
por los pulmones de la ventana
y el agua ha helado mis miedos.

aunque hablemos en términos
científicos, físicos,
puedo decir
que acabo de tocar las nubes.

llevo las venas empapadas
de vida, de letras
de incertidumbre joven
inútil y viciada de sentido.

3 comments:

Anonymous said...

quiero que me cuentes de los últimos cuatro versos.

en las cenas que te debo ¿te parece?

ina

Meike said...

Esa incertidumbre, es la que más se echa de menos, una vez te das cuenta de que te dejas conducir y dejas de ser tú. De vivir, al fin y al cabo.

Victoria Dubrovnik said...

La primera estrofa me parece apoteósica. Increible!Espectacular!

La vida es pura incertidumbre. Está llena de dudas. Y aunque pasen los años, y seamos viejas, y estemos llenas de arrugas, esta siempre se conservará joven y pura. Y que así sea! Supongo que es lo que hace la vida interesante... El no saber lo que sucederá...Mañana :)

Abrazo!