Monday, March 10, 2008

[IV]

Y clavar el boli en la hoja y gritar, que no sabe lo que quire y que le importa, que no sabe quién le puede escuchar y le importa, que no le importa seguir arañando la hoja con su boli, con ira, fuerza y rabia, impotencia, y que le importa el tiempo que pasa pero en el fondo no le importa seguir garabateando durante las eternidades que necesite con tal de evitar el momento, el pavoroso momento, en el que ceje en su expresión de tinta y vuelva el silencio, ese maldito silencio que enmarca el vacío, la nada. Y eso también le importa.

4 comments:

Marta said...

El silencio asusta.

Pau Llanes said...

Bajé del volcán y paso por aquí apenas para saludarte... Reinicio mi libro abierto... un beso... Pau Llanes

delirante said...

si el silencio asusta, el blanco más.
así que a clavar el boli, y a gritar.
a llenar los vacíos!

delirante said...
This comment has been removed by the author.