Thursday, June 26, 2008

Crónica de un verano anunciado

Dicen que en verano, a una hora puntual, con una luz determinada que huele de manera suave, cuando la piel mantiene una temperatura extraña y el sol se acaba de despedir, entonces, cierto dulce abatimiento hace que te abandones al momento. La colcha fina de verano es el hogar que roza tus pies descalzos, tu música tranquila de fondo se convierte en una especie de familia charlando afable en la cocina de baldosas frías y olor a fruta, y tu entendimiento por fin comprende mientras la brisa fresquita entra por la ventana que éste será un verano de agua con azúcar en un vaso de sal congelada y cristalizada, tan frágil, tierno y bonito que te hará sentir los días como en una novela encontrada en la estantería vieja de tus padres.


3 comments:

Lola said...

buf... suena bien...

Félix Albo said...

Gracias por tu comentario. Espero que redisfrutes de las pulgas. Si no de las 99, de algunas.
Te dejo un saludo aquí y otro en mi blog.

Besos

Nyama said...

Tus palabras contrastan con la pronunciación de la cantante :-) Pareciera que canta a dos voces, en dos idiomas. Uno de ellos lo desconozco :-D