Saturday, December 08, 2007

Con los pies en el cielo


Cansada de la indiferencia del orden quiero caerme encima de tí, donde los dedos señalan rastrojos de tu paso por el mundo. Voy a caerme encima de tí, estando entre adoquines, cuadrados, sucios, con chicles y sin ellos, grises e iguales, de camino a algún lugar de paso, con dirección a volver a empezar. Porque cuando me caigo, durante 3 décimas de segundo me siento volar. Porque si encima es sobre tí, tras planear mis 3 décimas de segundo, intransferible superpoder que me otorga la gravedad, el mundo parecerá haber girado, porque al caer sobre tí por fin estaré contra el cielo. Rodeada del hueco que el aire deja para tí, donde parece que también puedo caber yo, solo si me aprietas fuerte, mucho. Fuerte contra tí para contarte que, aunque te conozco, todavía me gusta perseguirte cuando te invento de espaldas, escribirte en la duda, perfilarte sin cara, inventarte y reinventarte, hipotetizar, especularte, para volverte a encontrar. Por eso ahora, me acabo de escribir así. Con los pies en el cielo.

3 comments:

Hada Gris said...

¿Y tú estás segura de que se puede volar?

Elphine said...

Te buscaré y te veré
incluso si te cuelgas del revés
con los pies en el cielo.

elenaberenice said...

Y con los deditos en la luna :)