Wednesday, December 26, 2007

Morado, rojo y naranja ó amarillo

Hoy la distancia me vuelve a acercar a tí, Sin Cara. Porque me enrosco como un pergamino y me lanzo al mar. Aquí no se donde estoy y pierdo el tiempo. Ayer vi el mar. Estaba frío y grande, precioso, todo lleno de conchas por la orilla y a cada huella que dejaba, más me hundía en la arena y mas perdía la noción de pertenencia. Una vez, en clase de interpretación, nos enfilamos en el escenario y cerramos los ojos para imaginarnos el mar. Despues de 5 minuntos, de olvidarme del olor a butaca, del ojo aprobador de la profesora, del sentido de todo aquello, ahí estaba el mar, morado y rojo, creo que mi mar es morado y rojo con algo de amarillo o naranja, y olía a tranquilidad, a entender, sonaba a encajar y estaba completamente sola.

La profesora nos preguntó qué era lo que sentíamos en ese mismo momento. "miedo, inseguirdad, pequeñez, tranquilidad" decía la gente. Yo me sentía grande, compartida.

A pesar de todo eso, alguien quiso que naciera en un lugar rodeado de mucha tierra, de demasiado asfalto, donde el alógeno y la rapidez, la superficialidad, están a la orden del día.

Ya me dispongo a cerrarme en la botella con el corcho mientras me pregunto por dónde respirará el planeta en la ciudad con su costra de asfalto. Y justo cuando me dispongo a saltar, cuando quedan tres segundos para que esa ola ceda ante la tierra y se arrodille entre la arena para volver a su origen, y yo con ella, siento el miedo, la inseguiridad, la pequeñez. Pero no la tranquilidad.

Porque el mar no es morado, ni es rojo con naranja o amarillo. Porque la realidad esta por encima de mi sentimiento. Me acabo de dar cuenta. Tengo miedo de que ambas difieran, me da inseguirdad, pequeñez ante tí. Intranquilidad.

De todas maneras, como iba diciendo ya convertida en pergamino con mensaje, aquí ya no se donde estoy y pierdo el tiempo. Voy a saltar. Ah! Por cierto! Ayer vi el mar, Sin Cara... y me volví a acordar de tí.

5 comments:

Elphine said...

andaba entre sartenes, preparandoles el desayuno, la comida, la cena... escuchando, atenta. estaba absorta, desde hace dias, en los demás; en qué quieren, en qué sienten, en qué piensan. me sienta bien ese vuelco al exterior pero hoy tuve que parar. hoy, otra vez, necesité estar sola. conmigo. ¿ con dios ? , con Eso... Le hablé, me hablé, de mis necesidades. ahora me siento tranquila. lo necesito. a veces necesito mirar mi mar.

Meike said...

Jo, que bonito...

Tengo una debilidad tremenda por la mar. Pero sólo sale a flote, cuando unos ojos verdes me absorven.

Pero shhh, es un secreto.



Un abrazo :)

desde el fin del mundo said...

Lo leí dos veces quería interpretar o intentar hacerlo, lo que tu realmente sentías al escribir...super introspectivo.
Me encanta cuando a algo tan simple , le pueden dar la profundidad y convertirlo en una imagen compartida.Yo vivo cerca del Mar y es bello el sentimiento que provoca...espero seguir visitandote.Espero que tu lo hagas.

tunez said...

eso me suena a una cancion! no?

elenaberenice said...

Bonita imagen: vosotras y las olas.